Tuesday, November 25, 2014

Wilson Paccha - Tronchas de Narnia / dpm, Guayaquil


Tres garrotazos Junior                                                                         

Oleo / madera
87 x 20 x 54 cm.
2014




Todo por un culo                                                                                    

Tecnica mixta
118 x 23 cm.
2014








Courthey love Sigcha Quisphe Checaiza de Paccha                                                                                

Oleo / tela
47 cm.diametro
2014


Melyna                                                                                                                           

Oleo / tela
180 x 390 cm.
2014






Homicidio en rojo Ferrari                                                                  

Tecnica mixta
60 x 70 x 45 cm.
2014



Referi de chaquiñañ y Leo Messi                                                   

Oleo  / tela
175 x 145 cm.
2014







Embarazo alien                                                                                                         

Oleo / madera
46 x 60 x 80 cm.
2014




Sin título                                                                                                      

Oleo sobre soporte entelado
60 x 70 cm.
2014


Sin título                                                                                                      

Oleo sobre soporte entelado
60 x 70 cm.
2014


Sin título                                                                                                      

Oleo / soporte entelado
60 x 70 cm.
2014


Pre linchamiento                                                                                   
Oleo / tela
145 x 170 cm.
2014

Linchamiento vip                                                                                  
Oleo / tela
145 x 170 cm.
2007







Cachirula                                                                                                   
Técnica mixta
dimensiones variables
2014






El hincha                                                                                                      

Oleo / lienzo
230 x 195 cm.
2014






El vampiro de Machángara en Paris                                                                             

Oleo / tela
150 x 150 cm.
2014


El chueco                                                                                                                       

Tecnica mixta
186 x 57 x 48 cm.
2014




El intruso                                                                                                     

Oleo / tela; Madera
75 cm. diametro; 60 x 18 cm.
2014













Suveniers V.I.P  TOP PLATINUM                                                       

Oleo / bola de billar
5 cm.diametro
2014




WILSON PACCHA
Y LO GROTESCO COMO ESPECTÁCULO DE LA VIDA
Por Ernesto Carrión


Pinturas, collages, artefactos intervenidos, referencias constantes a la cultura popular, colores estridentes en una jauría de animales, personajes, mutilaciones y objetos articulados pero desarticulados simbólicamente, forman parte de la muestra que Wilson Paccha ha titulado “Las tronchas de Narnia”. No puntualizo aún. Empiezo otra vez: colores chillones en diversos soportes, platos con muñecos cercenados, platos embarrados de pintura en sus bordes con un cielo idílico donde flotan sensualmente los íconos impuestos por la cultura de masas, pero apropiados por Paccha al cambiarles el apellido para indigenizarlos –casi como en un proceso literario de dignificarlos- reinsertando a esos íconos en su barrio popular de Quito o en algún pueblo andino del que parecerían emerger bautizadas ante nosotros por el artista dos mujeres de nombres: Cindy Crawford Chicaiza y Claudia Shiffer Quishpe. Otras mujeres, pero las mismas. Una refrigeradora con alas que en su aspecto más salvaje, y en su incendiario color, refunda un alebrije mexicano (del más profundo Oaxaca) mezclado con algún robot de la serie de televisión Futurama. Una hembra alienígena trompuda haciendo una proyección sobre los culos de un par de vacas zombis en un terreno real e imaginario. Y en otro lado, La Atlántida de Paccha en una tina, formada por personajes de películas y por él mismo. Por él y todos sus alter egos que ofrecen todavía más contexto a su desenfrenada propuesta: El Chacal, Banderillero Rural, Matrix Andino, Ben Afleck andino, Súper Wilson, Terrorista del Pincel,  Barriobajero Vip, entre otros. Los colores además aparecen con su propia estridencia como refundando la multiplicidad de colores –pero en versión pop- que los pueblos andinos aún muestran en sus telas y en sus fiestas populares. Llevados hacia una fosforescencia escandalosa. Y la masa deforme de sus personajes (la reinvención del cuerpo en sus amputaciones o en la multiplicidad de sus órganos), pintados en lienzos, tornan hacia lo grotesco con la consciencia pura de la carcajada como un registro social de la maldad.

     El arte de lo grotesco, sacudido por alucinaciones barrocas (propia barroquizante realidad de nuestros pueblos latinoamericanos llenos de una cultura colorida y exuberante), es expresado en esta muestra en un puñado de artefactos que retratan nuestra inestabilidad posmoderna y kitsch, y que al mismo tiempo funcionan como una estrategia social de alteración de los símbolos impuestos. Como una torcida defensa contra la cultura dominante.

     El arte de lo grotesco es, efectivamente, un espectáculo. Esa es su natural condición, desde el descubrimiento de las esculturas eróticas y chocantes romanas, hechas para venerar a los dioses profanos, hasta la construcción literaria de los monstruos de Gargantúa y Pantagruel realizada por el médico francés Rebelais, para entretener a sus pacientes. Y es en este sentido en el que Wilson Pacha conocedor de que el espectáculo es definitivamente un nuevo tipo de orden dominante que organiza nuestras vidas alienadas por los mass media, se apodera de algunos contenidos y los devuelve reformulados con su propia visión e identidad carnavalesca dentro de un espectáculo lleno de humor pantagruélico.
  
     En efecto, lo grotesco esta relacionado con lo cómico, y al mismo tiempo está relacionado con la maldad. Henri Bergson decía que en un mundo ideal, lleno de buenas personas, el humor no podría existir. Entonces el humor está asentado como una reflexión sobre el error de la vida. Y de la maldad, no despiadada, parida de ese humor, se replantea un modo transgresor de reconocimiento de la realidad.

     El arte de Wilson Paccha no tiene a mi parecer precedentes en el arte nacional, y es de un modo alucinante y travieso, un arma de reclamo social, ya que más que el elemento de lo sexual, y de lo pornográfico, es lo pantagruélico y la violencia simbólica lo que particularmente emerge desbaratando los contenidos entregados por el espectáculo del mundo. Allí está el cómic (he recordado inmerso en el humor de esta muestra –este sí despiadado humor- las tarjetas coleccionables Garbage Pail Kids que circularon en la década del 80), las revistas de moda, el cine de ciencia ficción –desde Beettlejuice de Tim Burton hasta Avatar de James Cameron-, así como el regeatton y la tecnocumbia.

     Todo arte esconde un discurso personal. Digo, esconde, como si existiera un subtexto que no podemos ver o alcanzar fácilmente. El trabajo de Paccha es extremadamente literario y, en este caso: fundamentalmente consciente. El artista se deja seducir por la cultura del espectáculo, pero al mismo tiempo le resienten los contenidos impuestos por la cultura popular norteamericana, como plataforma de dominación. Por eso los arrebata, los desarma y los re ensambla, impregnándolos de sus propios registros populares, haciéndolos chillar de color, refundándolos en una gama de atrevimientos y libertades. Haciéndolos renacer –otra condición de lo grotesco- dentro su propia marginalidad y festividad carnavalesca.


Santiago de Guayaquil, 19 de noviembre de 2014
  

MISCELANEA MITOLÓGICA:









Registro fotográfico: Rodolfo Kronfle Chambers