miércoles, marzo 30, 2011

Campo de Asociaciones - Centro Cultural Simón Bolivar

 Muestra comisariada por Ana Rosa Valdez y Juan Carlos León

Raymond Pettibon, José Luis Sánchez Rull, Cisco Jiménez, Jorge Jaén, Carlos Capelán, Marcos Restrepo, Yanner Cangá, Eduardo Stupía, Ángel Ricardo Ríos, Gabriela Cabrera, Armando Mariño, Daniel Alvarado, Oswaldo Terreros, Marco Arce, Fernando Brizuela, Miguel Alvear, Ilich Castillo, Juan Carlos León, Gustavo Acosta, Amadeo Azar, Natalia Cacchiarelli, Roberto Noboa, Fernando Falconí, León Ferrari, Rafael Vargas-Suárez "Universal, José Hidalgo, Daniel Zeller, Alexander Ross, Oscar Santillán, Fernanda Brunet,  Mariano Dal Verme, Chay Velasco, Trenton Doyle Hancock, Alessa Esteban, Fermín Eguía, Sandra González, Rafael Campos Rocha, Julio Galán, Daniel Guzmán, Gabriela Fabre

PRENSA:
http://www.telegrafo.com.ec/cultura/noticia/archive/cultura/2011/03/24/Objetivo_3A00_-reivindicar-el-dibujo.aspx

CAMPO DE ASOCIACIONES
Diálogos y silencios entre prácticas de dibujo

A través de este proyecto curatorial, se pretende crear un mapa de relaciones entre prácticas de dibujo presentadas por autores que han desarrollado propuestas sólidas en el circuito internacional del arte, así como por artistas que en el contexto local han esbozado recorridos alternos a la tónica dominante, y otros que aún pueden considerarse como emergentes.

Cabe señalar que la propuesta no tiene un interés histórico ni biográfico, sino más bien narrativo en un sentido fragmentario, para lo cual se ha creado núcleos que relacionan obras que se comportan según conceptos afines, y que evidencian inquietudes (relativamente) similares en quienes las conciben.

En estas relaciones, se vuelven relevantes las conexiones encontradas en su evidencia, es decir lo que salta inmediatamente a la vista y se conecta con los imaginarios colectivos asentados en el contexto local; así como los vínculos creados deliberadamente para tejer un campo semántico que permita interpretar las obras según sus valores diversos.


Pero más allá de los diálogos presentados, los cuales se estructuran según los conceptos del dibujo como ejercicio de inmediatez, los desplazamientos desde la ficción en ensayos visuales y montajes, los paisajes distópicos, los aislamientos en la forma, la creación de personajes y los imaginarios colectivos, y los relatos caóticos… se han creado zonas de silencio entre obras, donde el espectador puede incorporar sus propias especulaciones sobre las posibilidades de aproximación entre las propuestas artísticas que han sido convocadas.

La trayectoria se compone de seis itinerarios: Bajar PDF del catálogo con textos e ilustraciones

Crédito de fotografías: Leonidas Corozo













Material de "yapa" exclusivo para Río Revuelto:

DISCUSIÓN CON MARLA
Intercambio de palabras sobre el proyecto curatorial

Marla: Interesante selección de autores…  pero ¿por qué priorizar a artistas locales con quienes guardan cierta relación profesional previa o de amistad? Recuerda que el amiguismo es uno de los grandes males del contexto…

Juan: Tener una amistad no quiere decir que haya un desvalor o un valor agregado sobre la propuesta de estas personas. Más bien esto indica que hay un conocimiento más cercano, que permite proponer criterios más acertados sobre las obras.  El contexto local es extremadamente pequeño, y posiblemente si estas personas guardan un vínculo profesional con nosotros es porque existe una garantía de un proceso de investigación previo. Muchas personas critican las relaciones de amistad, poniendo en duda el nivel profesional, pero eso es parte de una forma cultural de pensamiento que es mediocre…

M: Si, pero recuerda que en eso se basa el problema del compadrazgo, las actitudes clientelares…

J: Pero el compadrazgo no es privativo del arte, sino del contexto local en general. En este reducto es más fuerte, porque no se sabe diferenciar la relaciones de amistad con las relaciones de compadrazgo. No siempre es así. Si te acercas a la muestra, verás que existe un nivel profesional y propositivo bien logrado. Una idea muy pertinente: el trabajo se junta con el trabajo. Y siempre está abierta la puerta para seguir haciendo relaciones. Pero se debe mantener un nivel de trabajo serio.

M: La muestra como está se ve bastante interesante, pero ¿no crees que el concepto de crear un campo de asociaciones entre obras no es para nada novedoso…?

J: Para comenzar, el concepto de novedad y de idea genial está desmitificado desde hace mucho tiempo, porque siempre existen referentes y antecedentes, y por eso tenemos una noción actual de tiempo… Ahora, la cuestión es cómo utilizar los referentes. En este caso, está la cuestión del campo simbólico que sirvió de base para realizar las asociaciones, tanto en las obras de la colección, como en la producción local. Aquí nadie es descubridor de nada. Este es un ejercicio curatorial que se basa en el ensayo, y que no pretende declarar verdades absolutas.

M: ¿No crees que al partir de una colección privada entras en un campo de negociación que puede ser peligroso, considerando que existe una cuestión de valor de por medio (tanto del capital simbólico como económico)?

J: A ver, querida Marla, me estás preguntando sobre si estamos elevando la plusvalía específicamente de las obras de la colección? Yo no creo que haya nada de malo, eh? Porque el capital simbólico depende del capital económico, y ojalá que existan más gestores y profesionales en cultura que sigan elevando plusvalías de colecciones… Y ojalá que existan coleccionistas, que sea cual sea su interés, den apertura para que la gente trabaje sobre su colección. Creo que eso enriquecería y  daría mucho más valor a la endeble escena local, y podría promoverse a través de los medios de difusión adecuados. Eso permitiría visibilizar procesos culturales locales en un medio internacional. Si de plusvalía se trata, pues invítennos a ver más colecciones, la cuestión está en realizar un ejercicio curatorial de este tipo con consciencia de estos temas.

M: ¿Cómo se justifica que el proyecto se desarrolle en este lugar de exposición y no otro?

J: Creo que todo estuvo en la forma de negociación sostenida con las diferentes instituciones locales. Este sitio, a pesar de los problemas institucionales y los cambios frecuentes que se han dado, ha prestado ciertas garantías que otros espacios no conceden.  Creo que es preciso ir eliminando de nuestras mentes el problema de si el espacio es el políticamente adecuado, porque aquí realmente hay pocos espacios culturales. Cuando tengamos cincuenta espacios, o más de cien, pensemos sobre cuán correcto puede ser elegir o no. La gestión cultural en el ámbito local es casi nula, debido a esto hay que negociar con lo que se tiene. Y una vez más, hacerlo con consciencia y respetando a las partes involucradas.

M: Muchos creen que el trabajo del curador debe ser bastante “entretenido”… permitir accesos a unos, negarlos a otros…

J: Ja! Antes yo creía lo mismo...! Pero cuando empecé a asumirme como productor cultural, me dí cuenta de que la cuestión radica en comprender el trabajo del curador como cualquier otro, con intereses, conflictos y pretensiones muy particulares, que paradójicamente en el siglo XXI siguen asumiéndose de manera provinciana en el contexto local...!

4 comentarios:

  1. La muestra pudo ser más arriesgada justamente en el eje central del "campo de asociaciones" muchas veces son forzadas esas afinidades estéticas y temáticas, no es clara la "narrativa fragmentada" además como expectador no veo la necesidad de incluir obras de artistas nacidos antes de los 70s, pese a que su obra sea actual (no lo especifica el catálogo) se siente esa no pertenencia a un "hoy" estético lo cual afecta de sobremanera a las obras de autores nacidos desde los 80s ya que las remite a un pasado no como referencia o vinculación sino que las "envejece".

    Da la impresión de que son un montón de dibujos que se tenían y se buscó el modo de ordenarlos, incluir un par de autores jóvenes locales y ya.

    Prefiero seguir viendo tumblrs en internet que ir al museo, mal.

    Si la finalidad era mostrar desarrollos desde el dibujo y en el camino ir hilando temas y discusiones variadas l

    ResponderEliminar
  2. Estimado Autómata:

    Gracias por comentar, siempre serán valiosas las reflexiones que se generen desde planteamientos críticos. Sobre tus ideas, tengo algunos señalamientos que quisiera compartir…

    El afán de riesgo que existe en un proyecto de exposición siempre estará limitado por factores como la falta de recursos y apoyo en la gestión cultural. Ciertamente la muestra parte de un conjunto de obras que reposaban en una colección (casi como en un almacén), también es cierto que se decidió de alguna manera crear una “narrativa fragmentaria”, pero nunca se quiso evidenciarla a manera de explicación. Un “campo de asociaciones” siempre será el resultado de una mirada, construida según ciertas experiencias y conocimientos adquiridos, y siempre será interpretado desde diferentes formas de recepción.

    Tienes razón en cuanto a la dimensión temporal de las obras, que no queda clara en los dispositivos museográficos. Lupe Álvarez y Rodolfo Kronfle nos han realizado señalamientos totalmente válidos en ese sentido. Pero sin embargo, cuando dices algo sobre cierto “envejecimiento” de algunas obras, creo que se pierde un poco la idea de poner en diálogo las propuestas según conceptos que son válidos en el arte contemporáneo (los cuales han sido enunciados en los títulos de cada núcleo).

    Con relación a la producción local, creo que es escasa la atención prestada al dibujo, por eso se planteó como objetivo del proyecto “poner a conversar” obras de autores locales con obras de autores que producen desde otros contextos.

    ResponderEliminar
  3. Te confieso algo: a mí también me gusta más quedarme frente al ordenador que ir al museo, y no hacer “nada” en lugar de hacer “algo”… pero seamos realistas: ¿Tiene algún sentido quedarse de brazos cruzados cuando la escena local tiene un número reducido de proyectos que dinamicen los mecanismos de circulación de arte, de manera más o menos efectiva? ¿Tiene algún sentido satanizar al museo hoy en día? ¿Existe un ánimo constructivo al plantear estos asuntos en polaridades tan reduccionistas?

    A mí me interesa mucho lo que están produciendo ciertos artistas actualmente, y las ideas que están circulando, por eso opté por realizar este proyecto con Juan Carlos León. No sólo para darle un sentido a un grupo de obras de una colección, sino porque me interesa particularmente el tema del dibujo, y la idea principal de esta muestra era eso: ver qué posibilidades existen desde el campo del dibujo a partir de propuestas realmente interesantes de autores locales y extranjeros. La muestra incluye obras de autores como Raymond Pettibon, Trenton Doyle Hancock, Miguel Alvear, Daniel Zeller, Ilich Castillo, José Hidalgo y Alessa Esteban… Antes me preguntaba si era válido o no el hecho de simplemente querer establecer un puente para que puedan ser mostradas al público. Hoy tengo la cabeza menos enredada en cuanto a eso: creo que la curaduría es un ejercicio idóneo para plantear premisas y poner en discusión las interpretaciones que realizamos sobre el arte hoy. Claro, siempre habrá alguien que diga lo contrario. Y eso es genial.

    ResponderEliminar
  4. Ana Rosa, ante todo gracias por ampliar el diálogo acá en la cajita de comentarios.

    Mi afán al decir que "Prefiero seguir viendo tumblrs en internet que ir al museo" va por el lado de que como público (adulto joven promedio) siento que estas muestras "no me llegan" no me motivan a asistir (esto es relativo ya que me baso en lo reseñado, en el catálogo y en las fotos) y lastimosamente la gestión de los involucrados (que no desdeño) pasa desapercibida ante el público "no-iniciado", lo cual deriva a un problema de difusión incluso en el nicho de público objetivo.

    Lo que menciono sobre "envejecimiento" es solo una percepción personal, ya que al no captar el diálogo existente entre las obras uso mi propio motor interno para relacionarlas y no lo consigo, y extrañamente me siento muy atraído por la obra local sin conocer que lo era, me deja preguntas, intriga, visualmente emociona. Lo que no ocurre con las demás, pero entiendo ahora que trabajaron una colección existente.


    Hay algo que siempre me confunde, y es hacia quién dirigen sus procesos los curadores, lastimosamente el público no está "entrenado" para asimilar todo lo que hay detrás de una serie de obras en un museo, y ojo, esto no quiere decir que uds. deban dar un paso atrás y "bajarle el nivel" a sus desarrollos, pero sí tal vez volverse un poco más transparentes.

    Tal vez la solución soñadora a todo esto es hacer mucho más y al mismo tiempo (qué se yo, publicar mini artículos en pdf obre cada artista participante de las muestras para tener ese conocimiento previo que valide la labor de los curadores, o mandar cadenas de mails con links de interés, previo a las inauguraciones invitar a personas de diversas áreas que luego reseñen en un lenguaje "aterrizado" lo que ven en una muestra... podrían "socializar" las muestras, convertirlas en "fiestas" motivar al público a involucrarse y descifrar lo que hay detrás de un grupo de dibujos... crear souvenirs... )

    Es muy válida su labor y lo que se publica en este blog, es definitivamente constructivo tener muestras en los museos y entiendo que a la final se busca hacer lo mejor posible con lo poco que se tiene, a ese poco potenciarlo.

    Tienes razón en decir que no hay que quedarse de brazos cruzados cuando hay todo por hacer allá fuera.

    ResponderEliminar