miércoles, septiembre 19, 2007

George Febres por X Andrade

GEORGE FEBRES:

DE ARCHIMBOLDO Y JULES LAFORGUE A GEORGE OHR Y ANDY WARHOL

X. Andrade, en celebración de otro cumpleños y otro año de silencio sobre su legado

El 10 de septiembre se celebran 64 años del nacimiento de George Febres (1943-1996), artista visual nacido en Guayaquil y fallecido en New Orleáns, donde adquiriera celebridad debido a sus enormes contribuciones a la escena artística local y regional entre los años setentas y noventas.

Curiosamente, su fama no trascendió en su país natal debido a la magia de la burocracia y el prejuicio. Trabajando a espaldas de lo que ocurriera en el arte en Ecuador en su calidad de migrante o autoexiliado, Febres nutrió su obra –calificada como “neosurrealista” por diferentes críticos en Estados Unidos— directamente de (1) pintores clásicos como Archimboldo, (2) del arte pop de los sesentas y setentas, y (3) de distintas influencias locales del Sur Profundo. El conjunto de estas influencias estuvo atravezado por (4) una práctica de nostalgia selectiva sobre Ecuador, y, (5), todo ello, fue precedido por un ejercicio humorístico entre el lenguaje verbal y la imaginería visual.

(1) Archimboldo fue una influencia directa en los retratos realizados por Febres a manera de litografías, quizás la forma más depurada de su arte puesto que muestra la pulcritud y la obsesiva búsqueda por la perfección en los trazos, siendo estas dos prácticas las que influyeran mayormente entre sus seguidores. Sus retratos están construidos en la confusión de distintos planos, los mismos que generalmente incluyen seres que simulan ser gusanos, arqueólogos naturales de la descomposición de quienes fueran sus heterogéneos modelos (desde Hitler hasta Robert Indiana).

(2) Su celebridad mayor se debió, sin embargo, a las contribuciones logradas con piezas de raigambre pop. De hecho, su escultura funcional “Alligator Shoes” –datada en los setentas- lo condujo a obtener sus propios quince minutos de fama a nivel nacional en Estados Unidos. Cuando se cumplieran los 25 años de esta obra, el New Orleáns Museum of Modern Art (NOMA) editó una estampilla conmemorativa, un homenaje a alguien quien, como Febres, había estilizado su propia persona pública al mejor estilo de uno de sus ídolos, Andy Warhol. Como galerista, artículo a artistas nóveles y generó un movimiento, Visionary Imagism, a su alrededor, único en la historia de la región.

(3) New Orleáns y el Sur Profundo marcaron la obra de Febres a dos niveles: elementos paisajísticos, y, principalmente, la excéntrica persona y el legado escultórico del ceramista de Mississippi, George Ohr. Como Ohr, Febres estaba preocupado por generar distintas capas de movimiento en su obra gráfica y escultórica. Asimismo, la imagen de Ohr, famoso por autoretratarse con su pelo y mostacho engominados con miel para simular movimiento y caprichosos choques con el viento, inspiró a Febres en sus propios autoretratos.

(4) Ecuador se expresó en la apelación a lazos de parentesco que sirvieran para apuntalar un aura aristocrática alrededor de la persona de Febres. Sus parientes, desde santos hasta ex-presidentes, fueron fuente directa de inspiración para sus proyectos más arriesgados. De hecho, Febres curó una muestra sobre el Hermano Miguel que contó con la colaboración de 40 artistas de la región, y un esfuerzo similar dedicado a León Febres Cordero quedó encaminado antes de su muerte. A nivel iconográfico, la banana fue un recurso recurrente en su trabajo, elemento que habla igualmente de su condición gay.

(5) Finalmente, el arte de crear asociaciones insospechadas entre términos del lenguaje por el mero hecho de su coexistencia en una frase (verbal puns) fue elevado a su obra artística estableciendo un continuo con los elementos visuales o materiales que la componían (visual puns). Está fue la clave de George Febres: humor, un sentido que, siendo nacido del impulso de traducción del inglés a su idioma nativo en tanto inmigrante y de la influencia de su pariente materno, el poeta simbolista Jules Laforgue, fue ingeniosamente manipulado tanto para definir el carácter del conjunto de su obra (los títulos son frecuentemente hilarantes), cuanto su performance cotidiano como socialite en New Orleáns.




Imágenes tomadas de Febres, George (1994), Jest For The Pun Of It: Thirty Years in America. New Orleans: Galerie Jules Laforgue, 47 pp. Una publicación del propio Febres dedicada a celebrar sus treinta años en Estados Unidos: “no es un catálogo, ni una retrospectiva, ni una nueva obra, ni una vieja obra, ni una obra representativa”.

Imagen 18: Con Andy Warhol en el apartamento de Tina Freeman. Foto de David Richmond, 1978.

Imagen 30: Andy as a Banana, 1987. prismacolor on Arches, 20 x 20 inches. “He is my all-time hero”.


Imagen 16: George Ohr, 1984. graphite on Arches, 26 x 17 inches.
Imagen 4: Hitler, 1975. graphite on paper, 19,5 x 17,5 inches. Colección de Idi Amin Dada. Chad, Africa.


Imagen 1: But what if I don’t become a legend, 1986. graphite on Arches, 14 x 17,5 inches. (autoretrato). Colección de Eric DeLaune. Gulfport, Mississippi.

3 comentarios:

  1. Creo que lo mejor que hay que hacer, en vez de quejarse siempre de esto, es unirnos todo y hacer que la obra de Goerge pueda ser conocida en Ecuador. Lo repito, mientras esperemos acciones de las instituciones jamás veremos resultados: miedo a León? a que el sacrosanto apellido Febres-Cordero sea manchado? Quién sabe. Me preocupa que nuestros artistas no se junten para reclamar posturas legítimas, como hacían artistas en la época del 68 o al generación de Sartré. Acá, parece que todos hablan pero nadie tiene brazos o pies para moverse. Danke schön.

    ResponderEliminar
  2. de hecho, mi estimado julius, el punto es que a traves de este tipo de iniciativas independientes, como lo es este mismo blog, la obra de febres empiece a ser conocida y que artistas de ecuador y de todo lado empiecen a aplicar la misma metodologia que usara febres con la imagen del hermano miguel pero esta vez sobre el propio febres: haced con ella lo que os de la gana. lo cual significo, en el caso de la obra curada por febres,hacer un esfuerzo serio por dimensionar las conexiones entre arte, religion y sociedad. creo que le debemos esta suerte de homenaje hasta que se pueda ver directamente su obra. por lo pronto te adjunto un link ilustrativo de sus metodos e intereses. gracias.

    ResponderEliminar
  3. Claro, pero si las iniciativas no se plantan en la cara de las "autoridades" culturales, jamás se verán plasmadas. Hay que reventarlos por todos lados, esa es la idea, y siguiendo el deseo de George: haced lo que os de la gana y eso, precisamente, es joder -en el buen sentido de la palabra, que es el más fructífero- hasta lograr un triunfo; estos espacios son buenos, pero hay que hacer más. Por cierto, no veo el link. Danke schön.

    ResponderEliminar