viernes, diciembre 04, 2015

Eduardo Solá Franco: El impulso autobiográfico / MMAM, Cuenca





LOS CIMIENTOS: ORNAMENTO Y FANTASÍA




LOS PRETEXTOS NARRATIVOS







LOS RETRATOS













 

LOS DIARIOS ILUSTRADOS
 


JUAN LUIS, EL MINOTAURO Y EL LABERINTO















DAVID Y LA PLAYA














EL DESVÁN







EL NAUFRAGIO / LA REGIÓN DE LA MEMORIA 









TOMADO DE EL MERCURIO
Publicado el 2015/11/29 por AGN

La gran exposición de Solá Franco

Jorge Dávila Vázquez/ (Rincón de Cultura)
Como una especie de pregón de la Bienal de Cuenca, que tendrá lugar en octubre del próximo año, en el Museo de Arte Moderno se abrió la gran muestra “Eduardo Solá Franco: el impulso autobiográfico”, integrada por 130 obras del artista, pertenecientes en su casi totalidad a colecciones particulares. 
La muestra es fruto del esfuerzo conjunto de Rodolfo Kronfle Chambers, como ilustrado curador y de Cristóbal Zapata, Director de la Bienal, y que ha trabajado en este proyecto, sin descanso. 
Si en todo artista lo autobiográfico se filtra en su producción, de manera abierta o velada, en Solá Franco (1915-1996), un creador cuya obra se encuentra dispersa entre personas que o pudieron costearla o la heredaron, este rasgo es esencial. Prácticamente todo lo que pinta se relaciona íntimamente con su realidad, su mundo, sus estados de ánimo.
Kronfle ha señalado con toda razón que la pintura de este artista, casi un perfecto desconocido para los grandes públicos, fue ignorada, esencialmente, porque “no se asumió la complejidad que presentaba su obra atravesada por una sensibilidad propia de su identidad sexual y por inquietudes derivadas de su compleja dimensión espiritual.” Solá Franco no sigue las modas de la época, ni los distintos tipos de abstracción que aparecen en diferentes partes del mundo, ni ese arte de protesta y denuncia que cala hondo en el arte latinoamericano de su tiempo.
Él es, simple y complejamente, distinto. En la actualidad, con la apertura que caracteriza a nuestro tiempo no solo aceptamos si no admiramos una retratística en la que priman las visiones de sus compañeros de camino, objetos de afecto platónico o real, ya relaciones profundas o visiones pasajeras. En el trasfondo de muchos de esos retratos está el virtuosismo de lo renacentista, que él parecía admirar más que cualquier otro momento de la cultura y el arte, y la pasión que supo imprimir en buena parte de ellos.
Asimismo, las ideas esotéricas están presentes en muchos momentos del trabajo artístico, y nos ponen ante lenguajes difíciles de descifrar, pero que los sentimos cargados de sugerencias y misterio. El neo-simbolismo y algunos rasgos surrealistas marcan esta producción de difícil desciframiento; pero lo admirable es la realización formal, el absoluto dominio del espacio y de las figuras, riqueza cromática. 
Hay ciertos rasgos que marcan el conjunto de los cuadros expuestos, por ejemplo la reminiscencia, las evocaciones mitológico-histórico-religiosas, la pasión por el cuerpo, mostrada tanto en el auto-retrato, como en las diversas representaciones de personajes, que será tema constante de su pintura, sobre todo en ciertos rostros y rasgos masculinos que marcan su existencia.
Cuadro ejemplar por su belleza formal, que revela el motivo del recuerdo mejor que ningún otro es “La búsqueda del tiempo perdido”, que no solo es su homenaje personal y directo a la obra y la personalidad de Proust, si no su propio ajuste de cuentas con el pasado y todo aquello que fue luminoso en su momento y se volvió de sombra.
Una exposición imprescindible, que hay que admirar mientras permanezca entre nosotros.






REGISTRO FOTOGRÁFICO DESDE EL INICIO DEL POST HASTA AQUÍ: RICARDO BOHÓRQUEZ







3 comentarios:

  1. Creo que este esfuerzo curatorial y la voluntad filològica que hay en él nos ayuda a reconstituir nuestra memoria de la modernidad. A veces esta posibilidad es negada. No estàn disponibles las obras, el acceso a ciertos patrimonios està bloqueado, la dejadez deteriora los documentos o los subvalora. Gracias que Rodolfo Kronfle ha podido sacar adelante este empeño con la lucidez que requiere. Detesto el tono declamatorio de muchas reivindicaciones històricas. Las ideas de primeridad que se alaban en esas ansiedades de origen a las que estamos expuestos. Esta muestra requerìa de sosiego, prolijidad y moderaciòn para pulsar la cuerda exacta. Pienso que se ha logrado! Felicitaciones!!! Lupe Alvarez

    ResponderEliminar
  2. Que muestra tan espectacular Rody!! la quiero ver!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que pena que te la perdiste Ana...pero está por editarse un libro muy bello que acompaña la muestra...habla con Cristóbal para que te hagan llegar uno!

      Eliminar